La Sagrada Familia

Cicle: 
B
Temps: 
Nadal
Domingo, 31 Diciembre 2017
P. Jaume Sidera Plana, cmf

Los abuelos y abuelas son los transmisores de los valores del evangelio de Jesús a las generaciones jóvenes

1.- Este año el domingo coincide con la vigilia de año nuevo. Hace de bisagra entre el año que se va y el año nuevo que nos espera. Nos invita a agradecer todo lo que hemos recibido de Dios y de las personas durante el año que se va y agradecerle el bien que hemos podido hacer. Nos invita también a repasar lo que hemos hecho mal o no tan bien y a presentarlo al Señor que nos acepta y nos ama tal como somos.

2.- En este domingo celebramos la fiesta de la Sagrada Familia. De hecho toda familia es sagrada con su pasado, presente y futuro. Felicitamos a José y María y a Jesús. Podemos felicitar a todas familias del mundo.

3.- Hoy las lecturas se dirigen a ellas. La primera recomienda la atención especial a los miembros de la familia afectados por la vejez o la enfermedad. Hijo mío, acoge a tu padre en la vejez. Sé compasivo con él. Respétalo siempre. Y ámalo

4.- La segunda mira el ambiente que da la familia. Se puede crear con las tres píldoras del Papa Francisco: Por favor. Pedir con sencillez y confianza. No exigir. Perdone. El Señor os ha perdonado; perdonad también vosotros. Gracias: Sed agradecidos, delicados, amables. Guardando siempre las formas. Amaos, que el amor todo une y perfecciona. El amor crea la paz. Una paz dinámica que se va construyendo a base de una formación cristiana continuada que se expresa y nutre con la práctica de la oración, especialmente con la acción de gracias que es la Eucaristía.

5.- El evangelio nos presenta dos simpáticos ancianos: Simeón y Ana. Los años y la atención al Espíritu Santo les han dado la sabiduría del corazón. Donde todo el mundo veía a una joven pareja presentando a su bebé al Señor en su templo, Simeón ve el cumplimiento de todas sus expectativas: Ya me puedo ir, Señor. He visto lo que tanto anhelaba. Toma en brazos al Niño y exclama: Este bebé tan pequeñito llamado Jesús, es Dios que nos salva. Iluminará al mundo entero con su palabra y con su vida. Y será la gloria de su pueblo.

6.- Simeón augura un futuro luminoso en un mundo social, política y religiosamente oscuro. Es optimista. Pero sabe muy bien que en este mundo las cosas se tienen que ganar. No será cosa de coser y cantar. Este Jesús Salvador será combatido por unos y por otros. Y a ti, María, se te partirá el corazón de madre compartiendo el sufrimiento de tu hijo. Pero verás también con gozo que en Israel y también fuera de Israel, muchos andarán a la luz de este Niño.

7.- ¿Y la anciana Ana? Muchos la descalificarían por beata. Y sin embargo como profetisa que es ve mucho más allá. Daba gracias a Dios y hablaba del niño a todo el mundo que esperaba un cambio de situación.

8.- Simeón y Ana nos recuerdan un punto muy importante hoy especialmente. Los abuelos y abuelas son los transmisores de los valores del evangelio de Jesús a las generaciones jóvenes. La fe de Rusia durante los muchos años de ateísmo oficial se salvó gracias a las abuelas que bautizaron y enseñaron a los nietos sin hacer caso de la legalidad impuesta por el tirano de turno.

9.- José y María no lograban asimilar lo que veían y oían sobre Jesús. Cuando se volvieron a Nazaret, fueron comprendiéndolo todo. Y disfrutaban viendo esperanzados como el niño Jesús que habían presentado al Señor, crecía en todos los aspectos preparándose para ser el Salvador de Israel y la luz del mundo. Tenían el privilegio de ser los educadores del futuro Maestro.

Tipus recurs pastoral: