Jesucristo, rey del universo

Cicle: 
B
Temps: 
Durant l'any
Domingo, 25 Noviembre 2018
P. Josep Vilarrubias Codina, cmf

Jesucristo Rey de todo el mundo

Hoy que en todas partes se habla de falsas verdades, de mentiras políticas, de postveritats… nos irá bien respirar un poco aire fresco y encontrarnos con la VERDAD, la del todo fiable y que no falla nunca.

Recordemos la declaración de Jesús en la Santa Cena: Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida.

Hoy en el evangelio de Joan, el pretor romano Poncio Pilato, juzga a Jesús a vida o muerte. Le pregunta si él es rey. La respuesta positiva será su condena.

Jesús nunca había querido que su realeza fuera proclamada por el riesgo de ser mal interpretada, pero ahora sí, a la hora definitiva, él responde: Tú lo dices: yo soy rey. Yo he nacido y he venido al mundo para dar testimonio de la verdad. Todos los que son de la verdad escuchan mi voz.

En este último domingo del año litúrgico celebramos la fiesta de Jesucristo Rey de todo el mundo. Es el título que proclamaron al ser martirizados miles de mártires de los últimos siglos: Jesucristo Rey. Recuerdo que el día de mi primera comunión se entronizó solemnemente en el comedor de casa la imagen de Cristo Rey. Una imagen cargada de símbolos de realeza: el trono, la corona de oro, el cetro real, el manto de púrpura, el escabel a los pies... Verdaderamente reconocemos y proclamamos que Jesucristo es Rey. Pero dejando de lado los símbolos de grandeza real ahora centremos la atención en la misma palabra de Jesús al proclamarse rey. Él dice que su realeza no es de este mundo, sino de un mundo mucho más amplio y universal, el de la verdad. Él ha venido al mundo para ser testigo de la verdad.

Y, ¿qué es la verdad? contestó Pilato. Era para cambiar de tema y desentenderse de aquel lío en que las autoridades judías lo habían metido.

La pregunta persiste: ¿Qué es la verdad?

En el evangelio de Joan la Verdad es la Revelación divina manifestada en el Cristo, Sabiduría de Dios humanizada en el seno de María. Jesús mismo es la verdad de Dios, el Verbo, la Sabiduría del Padre.

La grandeza, la realeza, el poder de Dios recae en el Amor. DIOS ES AMOR, La grandeza del Amor se ha manifestado en la entrega total de Jesús, en la Pasión y Muerte en la Cruz. He aquí la realeza de Jesús. Al presentarse Resucitado a los Apóstoles, después de haber muerto en la cruz, nos brinda el regalo: La paz sea con vosotros. Recibid el Espíritu Santo.

El espíritu Santo ha sido infundido en nuestras vidas, como un radio-receptor dentro de nosotros que nos hace capaces de captar la Verdad, el misterio del Amor de Dios en Jesucristo, de agradecerlo, de compartirlo, de celebrarlo y dejarlo fructificar en nosotros.

Celebremos, pues, el reino de Jesús, tal como es proclamado en el prefacio de hoy:

REINO UNIVERSAL Y ETERNO,
REINO DE VERDAD Y DE VIDA
REINO DE SANTIDAD Y DE GRÀCIA
REINO DE JUSTICIA , DE AMOR Y DE PAZ.

Tipus recurs pastoral: