Domingo XV del tiempo ordinario

Cicle: 
C
Temps: 
Durant l'any
Domingo, 10 Julio 2022
P. Jaume Sidera Plana, cmf

Haz esto y vivirás

1. Los mandamientos no son muchos. Muy poquitos. Son diez y todavía se reducen a dos. Por esto decía el Deuteronomio: «Son palabras que tienes muy cerca de ti para poderlas cumplir: las tienes en los labios, las tienes en el corazón». Pocas palabras y dentro del corazón. Cuando la ley y los mandamientos están fuera, nos aplastan. Cuando van de dentro afuera, son fáciles de recordar y fáciles de cumplir.

2. Aquel buen samaritano que iba con su cabalgadura hacia Jericó, seguro que no era hombre de leyes. Los hombres de leyes, el sacerdote y el levita, se las sabían de memoria: ¡¡¡613 preceptos!!! ¡¡¡Nada más y nada menos!!! 613. Y mientras discuten cuál de estos tienen que aplicar ante aquel pobre hombre maltratado por los bandidos, por poco se les muere el malherido. Pasaron de largo, porque un precepto muy santo les impedía hacer algo.

3. El samaritano tenía un buen corazón. La bondad le sale de dentro. Y sin tantos preceptos, salva al hombre; un hombre que era judío, ¡y por tanto enemigo! Ya veis si es fácil ser cristiano... Quizás demasiado fácil y todo y miramos de complicarlo tanto como podemos... Para salvarnos somos capaces de hacer el camino de Santiago de Galicia a pie... sin darnos cuenta que al lado del camino, hay un peregrino a oscuras que se le ha clavado una espina en el pie. ¡Qué lección más bonita nos dan los niños y niñas de Lleida con los farolillos!

4. No preguntes cuál es el prójimo necesitado para ayudarlo, sino pregúntate qué tienes que hacer como cristiano por la persona necesitada... Hace unos años -no muchos- ocurrió en Lleida un caso muy triste: un hombre se pasó uno o dos días agonizando en la calle. Todo el mundo que pasaba, se lo miraba y pasaba de largo. Hasta que murió. Entre tantos cristianos y ONGs y filántropos de derechas y de izquierdas y del centro, discutían si toca a éste, si toca al otro, si a la Paeria o si... Le faltó un buen samaritano, forastero, hereje y mal visto que asumiera la responsabilidad de socorrerlo. Y el hombre se murió.

5. Jesús proclama dos mandamientos: «Ama al Señor, tu Dios, con todo el corazón, con toda el alma, con todas tus fuerzas, con todo el pensamiento, y ama al prójimo como ti mismo». Que todos los cristianos de todo el mundo que hoy participamos en la mesa del Señor, asimilemos muy bien estos mandamientos y asumamos el papel del buen samaritano. Hazlo así y vivirás.

Tipus recurs pastoral: