Domingo XX del tiempo ordinario

Cicle: 
C
Temps: 
Durant l'any
Domingo, 14 Agosto 2022
P. Jaume Sidera Plana, cmf

Jesús es nuestro modelo, nuestro camino y nuestro premio

1. Quien tenga una idea beatífica y azucarada del Buen Jesús se habrá despertado de su sueño al oír las palabras tajantes y políticamente incorrectas que salen de la boca del Maestro dulcísimo y humilde de corazón. No he venido a traer paz sino espada. He venido a prender fuego... Nada de paz, sino espada. Fuego y espada. El fuego que separa el oro de la escoria, la espada que es la palabra de Dios viva y eficaz más tajante que cualquier espada de doble filo, capaz de discernir los pensamientos y aspiraciones más íntimos de la persona. Ya lo había anunciado el anciano Simeón a María: Y una espada te atravesará el alma. Aquel Jesús recién nacido sería causa de polémica porque haría salir a la luz las actitudes profundas de muchos. 

2. Nada de paños calientes: El sábado al servicio del hombre, no al revés. Todos sois hermanos: nadie es más que nadie, tampoco menos. Echad de vuestro corazón el afán de poseer. No podéis servir a Dios y al dinero. El más importante, que se ponga al servicio de los demás... Respeto absoluto a la palabra dada, nada de jurar. Respeto al amor y a las personas. Nada de convertir a las personas en objetos de usar y tirar. Respeto total a la vida, al matrimonio, a la comunidad. Preferencia por el pobre, el marginado y por quien no cuenta para nada. 

3. No vale disfrazar la cobardía con la máscara de la prudencia ni los trapicheos inconfesables con la corrección política que no duda en traicionar la conciencia y aplastar a quien sea para salvar al partido o su cuenta corriente. No hay lugar para la corrupción de ningún tipo. 

4. Todos los profetas, los de ayer y los de hoy, aprenden por experiencia que la verdad molesta. Así que la gente o la autoridad encuentran un pretexto, los eliminan tan pronto como pueden. Jeremías es una buena muestra. Lo es también la Iglesia cuando propone la doctrina de Jesús oponiéndose a las mayorías absolutas manipuladas por la propaganda... Y lo es naturalmente Jesús que se lo ha jugado todo a una carta por nosotros. Está a punto de afrontar un bautismo, dice él.

5. Pronto se verá ahogado bajo las aguas turbias de la incomprensión, de la calumnia, de la persecución y de la muerte por su fidelidad al Padre que hace salir el sol sobre buenos y malos y hace llover sobre justos y pecadores. Curiosamente su mensaje de amor y de comprensión y de solidaridad, de igualdad, libertad y fraternidad toca los bolsillos y los intereses y las rutinas de muchos. Y esto levanta odio, incomprensiones y persecuciones.

6. Esto es malo, pero tal vez sea peor que nuestra vida cristiana, con nuestro ir tirando rutinario, ya no es la luz que ilumina, la sal que condimenta, la espada que corta y rasga. Hemos dejado embotar lo mejor y más revolucionario del Evangelio. Ya no servimos para otra cosa que para ser pisoteados y ninguneados.

7. El Papa Francisco nos anima a romper moldes, a ir a lo esencial, a transmitir sin complejos todo lo que hace a los hombres más hombres por el hecho de hacerlos hijos de Dios. La carta a los hebreos nos alienta a entrar en la lista de los profetas y a emprender la carrera de la fe, oyendo los aplausos y las palabras de ánimo de la nube inmensa de fans que nos animan: los cristianos que ya gozan de Dios y nos esperan. Como los atletas nos hemos de librar de los kilos de más que nos sobran y mantener la tensión para superar con el mínimo de tiempo los cien metros lisos...

8. Nos va delante Jesús. Él tenía todos los números para pasárselo bien y darse a la buena vida. Pero escogió el camino difícil, el de la fidelidad a sí mismo, al Padre y a la humanidad, el camino estrecho y pendiente que lleva a la cumbre: la cruz con la ignominia que comportaba. Y por esto ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. Él es nuestro modelo, nuestro camino y nuestro premio.

Tipus recurs pastoral: