Festividad de Todos los Santos

Ciclo y fecha
Cicle: 
C
Temps: 
Santoral
Data : 
Viernes, 1 Noviembre 2019
Gracias, Señor, por enseñarnos el camino que conduce a la verdadera felicidad

Señor, gracias por compartir con nosotros tu santidad,
por llamarnos a disfrutar eternamente de tu Presencia.
Qué alegría tan grande
poder alabarte junto con los ángeles,
postrarnos ante tu Majestad para adorarte.

Queremos formar parte de este nuevo pueblo de Israel
que bate palmas y canta «Hosanna»
en honor de su Rey.

Gracias, Jesús, por lavar nuestros vestidos con tu sangre;
de lo contrario no seríamos dignos
de entrar en el banquete celestial.

Gracias por enseñarnos el camino
que conduce a la verdadera felicidad,
a pesar de que esté lleno de obstáculos.
No nos dejemos llevar por el miedo,
porque Tú lo has recorrido primero
y nos acompañas en todo momento.

Confiamos en tu Palabra,
pero somos débiles
y necesitamos la fuerza de tu Espíritu
para transitar estos senderos.

Pedimos también la intercesión de todos los santos,
nuestros hermanos que nos han precedido en esta carrera
y han ganado la corona inmarcesible.
Ellos son la prueba
del desempeño de tu promesa.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret
Testimonios de vida auténticamente cristiana

Queremos darte gracias, Padre,
por tantas personas buenas
con quien tenemos el gozo de convivir cada día,
que nos dicen que es posible seguir a Jesús
y vivir con los valores y criterios del evangelio.

Sabemos muy bien que somos miembros
de esta Iglesia y humanidad
que es al mismo tiempo santa y pecadora;
pero hoy queremos agradecer
y dejarnos tocar por los testimonios
de vida auténticamente cristiana
que existen por doquier,
y queremos pedirte, Padre, que nos ayudes
a ser personas dedicadas a ayudar y a servir,
a preocuparnos para que nuestra sociedad
sea mejor y vivamos más como hijos tuyos.

Te damos gracias por las personas que
tienen la humildad de no pensar apenas
en el propio bienestar o salvación individual;
por todos los que se desviven
cuando las cosas les van mal a los demás;
por tantas mujeres y hombres
que no actúan por interés económico o de poder
sino por verdadera solidaridad;
por las personas transparentes
que no esconden segundas intenciones
o intereses egoístas;
por aquellos que no se desaniman
ni se echan atrás cuando encuentran dificultades,
cuando no encuentran apoyo
o nadie les agradece el bien que hacen a los demás.

Te damos gracias, Padre,
por todos los que creen
que es posible un mundo mejor
tal como Jesús lo ha propuesto y vivido.
¡Ayúdanos a vivir así!

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret
Gracias, Señor, por los ejemplos de santidad que me has puesto en el camino

Repaso la historia de la Iglesia,
los libros y estampas que tengo en casa,
las imágenes de mi parroquia,
los santuarios que he visitado
y te doy gracias, Señor,
por todos los ejemplos de santidad
que me has puesto en el camino.

Repaso la historia de mi vida,
la familia en que nací,
la escuela y los amigos de juventud,
tantos compañeros de camino de la vida adulta,
y te doy gracias, Señor,
por tantos ejemplos cotidianos y humildes
de santidad pequeña y anónima,
tan valiosos para mi crecimiento.

Me miro a mí mismo e intuyo
las semillas de santidad que has plantado en mí
para que fructifiquen a favor de los demás.
Así es como, en una larga cadena
de santidades entrelazadas,
nos hacemos pueblo que camina hacia el Reino
donde seremos felices para siempre contigo.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret
Señor, que sepamos verte en cada circunstancia de la vida

Señor, en nuestro tiempo
necesitamos serenidad, humildad y sobriedad
para que el evangelio resulte creíble.
Humildad para no creernos
mejores que los demás,
serenidad para mantenernos en pie
frente a las dificultades
y sobriedad para saberte ver
en cada circunstancia que nos toca vivir.

Señor, hoy nuestros cementerios
se llenan de flores y de gente.
Todos recordamos lo bueno
de los que nos precedieron.
Haz, Señor, que sepamos ver las virtudes
de las personas que están a nuestro lado
mientras gozamos de su compañía.

Señor, cada persona viene a este mundo
para llevar a cabo una misión.
Algunos santos han influido
de manera singular en nuestro mundo,
otras personas han cumplido su misión
de forma callada y a veces heroica.
Que la Eucaristía de hoy
nos dé fuerza para imitarlos.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret