Navidad

Ciclo y fecha
Cicle: 
B
Temps: 
Navidad
Data : 
Viernes, 25 Diciembre 2020
Has querido presentarte como un niño

Señor, gracias por enviar a tu mensajero
para anunciarnos la paz,
para traernos una Buena Noticia.

Hoy es un día de fiesta.
Tenemos motivos para gritar de júbilo,
para cantar y bailar de alegría.
Nos ha nacido un Salvador,
el Mesías, el Señor.

Quizás no esperábamos que Alguien tan grande
escogiera una familia tan sencilla,
un lugar tan humilde,
unas circunstancias tan difíciles
para hacer morada entre nosotros.
Pero tus designios son inescrutables
y tu sabiduría supera nuestras expectativas.

Gracias por descender a visitarnos.
Has querido presentarte como un niño,
para demostrar que habitas en la debilidad del mundo,
que te pones en nuestras manos para que te cuidemos,
que quieres atraernos con la ternura de un recién nacido.

Que tu Espíritu nos revele el misterio de la Navidad,
nos ayude a reconocer tu mano en lo más cotidiano,
en una experiencia tan humana como el nacimiento de un niño.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret
Que no viva indiferente a tu presencia en el mundo

Jesús, en esta Navidad quisiera ponerme
ante el belén o ante el evangelio abierto
y escuchar qué me dices a través de ellos.

Ante todo me pregunto qué somos para ti
los seres humanos, o qué valor nos confieres
al querer hacerte uno de nosotros.

El belén y el evangelio me hablan
de la pobreza que viviste desde el nacimiento
hasta la sepultura, y de tu amor a los pobres.
Me hacen sentir admiración por María y José
luchando para sacar adelante aquella familia.

Y por los pastores que, al escuchar el anuncio,
lo dejan todo y van a encontrarte a ti,
que has venido como Luz en nuestra noche.

Me siento invadido y cautivado por la alegría
y la paz que respira toda la escena,
sin duda porque tú eres nuestra paz.

Quisiera también que esta contemplación
no me deje indiferente, sino que me contagie
la alegría y la paz que viniste a traernos;
la fidelidad de José y María por cuidar de ti
y ayudarte a crecer en todos los aspectos;
la presteza de los pastores para ir a Belén.

Y sobre todo me contagie el amor y solidaridad
que tu nacimiento expresan.

Que no viva indiferente a tu presencia
en el mundo y en cada mujer y hombre
a quien tú valoras y acoges como hermanos.

Si tú te hiciste nuestro hermano,
eso es exactamente lo que debemos hacer
los que deseamos ser cristianos.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret
Noche de Navidad y día

Al ver amanecer
el Astro más radiante,
en plena noche umbría
la tierra se desvela
Y el pájaro en el cielo
canta al Hijo de María.

«El revoltoso gorrión
salta de una rama a otra,
canta: “Ya nació el Señor,
y a la triste humanidad,
ya nada le falta ahora”.

Va cantando el ruiseñor
“Ha nacido de doncella
y trae el consuelo al mundo.
Es radiante como el sol
y brilla como una estrella.»

A nosotros, los pastores
-¿Quién puede ser más dichoso?-
el verbo de Dios nos guía.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret
Queremos ser de los que te reciben y darte el sitio mejor

Señor, hoy te has hecho niño
para que aprendamos
a acercarnos a Ti sin temor.
Haz que comprenda que te has hecho hombre
para que yo me convierta en Dios.
Que te has hecho humano para que,
siendo hermano tuyo,
me convierta en HIjo de Dios.

Señor, vacía nuestro corazón
de cosas y sentimientos,
para que haya sitio donde hospedarte.
Queremos ser de los que te reciben
y darte el sitio mejor.

Hoy celebramos Navidad;
pero no celebramos solamente
el nacimiento de un niño en Belén;
también celebramos el origen
de nuestra historia cristiana
y el origen desde el cual los cristianos
tratamos de interpretar toda nuestra existencia.
Ayúdanos, Señor, y danos valentía
para dar testimonio de nuestra fe.

Nacer es hermoso pero comprometido.
Es iniciar nuestro proyecto
de hombres y mujeres;
María, enséñanos a guardar en nuestro corazón
los acontecimientos del día a día
para saber descubrir en los niños
que nos rodean a Dios hecho hombre.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret
Que sepamos acogerte como hicieron María y José

Ante el amor de Dios que se ha revelado,
abramos el corazón para acoger esta riqueza;
ante la Luz que resplandece en el mundo,
abramos los ojos del alma para que
pueda brilla e iluminarnos la vida;
ante el gran regalo que Dios nos concede
de ser sus hijos e hijas, 
expresemos nuestra gratitud y alabanza, 
porque no somos nosotros los que nos salvamos, 
sino que es nuestro Dios y Padre 
quien nos salva continuamente a través de Jesús.

En esta Navidad te pedimos, Padre, que hoy
seamos nosotros los portadores del mensaje
que proclamaban los ángeles: 
la paz para toda la humanidad 
a quien tú amas profundamente
y la realización de tu gloria:
que cada persona viva con dignidad,
que pueda reconocerte a ti como Padre
y que pueda respetar y ser respetada
por los demás como verdadero hermano.

En esta Navidad te pedimos, Jesús, 
que sepamos acogerte como hicieron María y José;
que te mostremos y te demos a conocer
a quienes te buscan, incluso sin saberlo;
que imitemos tu modo de actuar 
y de estar en el mundo: sin hacer ruido, 
sin miedo de ser frágiles y vivir como pobres,
teniendo como primer objetivo dar a conocer
el Padre que tenemos y qué espera de nosotros.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret
Niño Jesús, con tu venida, el mundo se ilumina y vibra con una vida nueva

Ante un niño recién nacido
que aún no ha aprendido el lenguaje verbal,
todos, y sobre todo la madre,
usamos todos los recursos a nuestro alcance
para acogerlo y expresarle el gozo
de tenerlo entre nosotros:
la voz y la más dulce melodía,
la mirada más expresiva,
el beso más tierno, el abrazo más cálido…

También, Niño Jesús,
necesitamos activar todos los recursos
con que nos dotó tu Palabra creadora
para acogerte en nuestras vidas
y dejar que las llenes de luz:
cuando hacemos sitio entre nosotros
a los débiles y a los pequeños,
cuando sembramos paz en el campo de batalla
que es el mundo, cuando nos dejamos empapar
por la fuente de bondad que de ti brota,
el mundo se ilumina
el cielo y la tierra están más cerca que nunca.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret